antonio marin cara mi vida desde el anyera hasta el mulhacén

ANTONIO MARIN CARA: DESDE EL PAÍS DE LA YEBALA, HASTA EL MULHACÉM.                                                 

BIOGRAFÍA: Uno es desde donde hace el bachillerato , aprendí a saborear las palabras( hablar y leer). Frases famosas.                                                     

Antonio Marín Cara .nació en Tetuán (Marruecos) donde pasó gran parte de su infancia y adolescencia. Alumno en los colegios “Padre LERCHUNDI “, Academia General , Centro La Esperanza y Colegio del Pilar (Actual Instituto Hispano – marroquí) . Terminó su bachillerato superior en el almeriense Instituto “Nicolás Salmerón “, al trasladarse toda su familia a la capital almeriense desde la ciudad norteafricana. Allí continuó sus estudios de Magisterio, a la vez que realizó distintos cursos de radiofonía en la emisora Radio Juventud de Almería (entonces instalada en la actual sede de la UNED ) . Ingresó posteriormente en la Compañía de Jesús , Tras unas intensa formación humanística realizó sus estudios de Filosofía y Teología en Granada.

Ha colaborado intensamente con distintas asociaciones y movimientos tales como el Movimiento Scout, Montañeros de Santa María, Club de Montaña 7 lagunas ,Movimiento Familiar Cristiano. Equipos de Matrimonios, Asociación Española de lucha contra el Cáncer, Comunidades de Vida Cristiana, y Teléfono de la Esperanza (grupo del que fue co-fundador en Almería y a los que dedicó amplio tiempo en las ciudades de Granada y Almería )

Es licenciado en Teología (Granada ) Profesor de Enseñanzas Secundarias ( Ciencias de la Educación, Sevilla), Doctor en Historia Contemporánea (Granada )

Ha dedicado prácticamente toda su vida a la enseñanza, su gran vocación, ejercida en años de docencia en distintos centros y destinos como Sevilla, Huelva, Málaga y Granada.

Profesor de ESO y Bachillerato , ejerce actualmente como profesor de Filosofía , Ética , y Religión en el Centro PORTACELI de Sevilla .

  SIEMPRE INTENTO ESCALAR LAS MONTAÑAS MÁS ALTAS DE MI VIDA ME COMENTÓ UNA VEZ.   Y DESDE NIÑO HASTA AHORA NOS COMPLACE CON SU PRESENCIA.